Atila, apuntando con su arma: “Adiós, Bruno López”