Bruno y Pulido, los dos gallitos del corral