El hippie tenía razón: Así entraba el hachís en la península