Candela, a Pablo: “No tenías que haberte ido por mí, tenías que haberte ido conmigo”