Estefanía pasa del "quiero mucho a mis amigas" a la indignación: “no estoy con ellas para darles pena”