Gustavo González cambia por dentro y por fuera: “Se acabó el Gustavo pasivo y complaciente”