Jorge se pone en las manos de Juan Avellaneda para su gran cambio