Juan Avellaneda nos enseña a la Andrea que se escondía tras la mujer explosiva