Kley llora de emoción al ver lo bien que le ha quedado el cambio: “Está maravillosa”