Lirios acaba con sus fantasmas del pasado gracias al cambio de Cristina