Lorena respira tranquila: ¡A Merche le encanta su nuevo pelo!