Marisa, una cenicienta moderna que no necesita príncipe gracias a Cristina