Natalia ayuda a Miram a superar una gran fobia: mirarse al espejo. ¡Ahora se ve y se gusta!