Con sus palabras y un look que quita el hipo, Natalia le da a Tania el empujoncito que necesitaba