Pelayo hace que el estilo de Alba sea más femenino pero sin renunciar al chándal