El primer veredicto de Pelayo: desmontando a Natalia Ferviú y Cristina Rodríguez