¡A Pelayo le gusta Juan! (o eso es lo que ha deducido Natalia)