Pelayo saca al pibón que se escondía tras el chándal de Zuriñe