¡Viva la naturalidad! “Vengo hasta con las bragas prestadas”