“Estoy caliente y desnuda en la ducha”, el SMS que cambio la vida de Elena