El cambio de Miriam que se aleja de lo clásico... ¡y de los complejos!