Madre e hija protagonizan el cambio doble más punk