A Cristina le traiciona el subconsciente: “Las amigas de mi hermana van de chándal y Dior”