El mayor reto de los estilistas: ¡no son capaces de pintarle los labios a Verónica!