Pelayo consigue que Jennifer olvide la niñez con un look muy arriesgado