Cristina consigue el cambio que necesitaba Margui