Lleva diez años sin ir de compras, lo que para Pelayo “sería como llevar 10 años sin comer”