Pepa: “Cuando mi madre murió, el gimnasio fue mi única salvación”