Súper Cristiconsejo del día: del trabajo a la fiesta en un minuto... ¡y voilà!