Los estilistas se miran en el espejo para ver lo que pueden conseguir en el 2016