Francesca, la gótica que quería ser más gótica bifurcándose la lengua