Sheila: "Casi no vengo porque tenía que cocinarle a mi marido"