Dani lleva desde los 13 años sin cortarse el flequillo