¡A Cristina le queda bien hasta el entrecejo!