Jonathan no se quita el traje de faena pese a ser ya un empresario