Víctor antes era gordo y ahora no es “nadie”