Los estilistas consiguen lo imposible… ¡unas preciosas sandalias del número 43!