Mari Paz, la cateta más moderna