El sargento Pelayo pasa revista a los estilistas… ¡y les manda flexiones!