Los avatares defienden a sus exploradores