Marta Sánchez, ¿la que nunca se rinde?