Los reyes Felipe y Letizia, aficionados a los selfies