La familia y la cocina, una mala combinación