Así se cortan los pimientos en el País Vasco: con la luz apagada y un movimiento perfecto