Bilardo mandó hacer camisetas nuevas: hubo que coser los escudos a mano y ponerles dorsales de fútbol americano