Fahid Al-Ahmad Al-Sabah, el jeque que consiguió anular un gol