La divertida anécdota en la que regalaban cerveza por escuchar a Kiko Narváez pronunciar el nombre de los jugadores de Arabia Saudí