Kramaric responde al golazo de Cheryshev con un cabezazo imposible para Rusia