Marchena invadió el campo tras el gol de Iniesta a Holanda para evitar que marcaran sacando de centro