Redondo se quedó fuera del Mundial del 98' por no querer cortarse el pelo